¿De qué vive un reguetonero mientras llega el éxito? | El Heraldo

Al terminar su turno en la barbería en la que trabaja, Brandon Contreras deja de lado las máquinas de afeitar y las tijeras para convertirse en Niggabrand, un cantante de reguetón del barrio Las Nieves que encuentra en la música su mayor pasión.

El artista de 24 años sueña con presentarse en grandes escenarios con lo más reconocidos exponentes del género. Sin embargo, este anhelo férreo que tiene de dedicarle todo su tiempo a la música, en ocasiones debe reemplazarlo por un motivo de fuerza mayor: la obligación de satisfacer sus necesidades básicas y las de su hijoThiago, de 3 años. Este cantante de estilo hip hop llega muy temprano en la mañana a la peluquería para hombres Barbas Stylo, donde empieza su jornada laboral. ‘Nigga’ motila, mientras canta Mi gente al unísono con el J Balvín que suena en el televisor.

“la fama cuesta, es difícil ser reconocido, mientras la música no me sustente, tengo que trabajar para suplir mis gastos diarios”, dice mientras con la maestría de un experto pasa la cuchilla por las  patillas de un cliente con pinta hipster. Una semana buena en la barbería le está dejando en promedio cerca de 300.000 pesos, el 50% del valor de cada corte que realice. El artista que en la actualidad promociona su último sencillo Loba, cobra por un show que incluya coristas y bailarinas hasta 2 millones de pesos y con su sencillo espera conquistar las emisoras de música urbana del país.

Origen: ¿De qué vive un reguetonero mientras llega el éxito? | El Heraldo

Artículos Relacionados.

Leave a Comment